lunes, 11 de enero de 2010

chiptune


La primera vez que oí la palabra "chiptune" (o música chip), fué en la época de mayor auge de la primera generación de los ordenadores Commodore Amiga. Se utilizaba para distinguir un tipo de temas en formato mod. El Amiga dispone de una CPU de 16bits, y un procesador de sonido con 4 canales PCM (Pulse Code Modulation), de 8 bits, por lo que generalmente utiliza instrumentos basados en muestras ("sample"). Los módulos tipo chiptunes, utilizan muestras de formas de ondas que se repiten infinitamente (loop) y al que se le aplican efectos, y se compone mediante un secuenciador tipo tracker. En algunos casos, se combinan junto a muestras digitales, para añadir voces o instrumentos de percusión. Esta forma de trabajar proporciona un sonido muy característico, junto con la ventaja de que ocupan poca memoria, necesario para el uso en "intros" (ver demoscene).

En realidad este concepto viene de más atrás, de los ordenadores con CPUs de 8 bits, es por eso que también se le denomina música 8-bits. Estos utilizan chips generadores de sonidos programables. Algunos de los más conocidos son el SID (Commodore 64), AY-3-8910 (MSX, Atari ST, Amstrad CPC, Oric, Sinclair ZX Spectrum 128/+2/+3, etc...) y la familia OPL de yamaha (MSX, MegaDrive, AdLib, Sound Blaster, etc...). La mayor parte de aplicaciones, de estos primeros ordenadores domésticos, son juegos, por eso surgió la necesidad de incorporar procesadores de sonido. Para la composición de los temas de estos juegos, muchos de los músicos, programaron sus herramientas, apareciendo los trackers.

Fuera del mundo de los videojuegos, los chiptunes toman importancia en la subcultura de la demoscene, que además forman parte de obras audiovisuales denominadas demos y se realizan competiciones en encuentros.
En la actualidad, también se pueden ver compositores realizando actuaciones en vivo, donde los instrumentos más usados son consolas GameBoy y ordenadores C64, entre otros instrumentos retro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario